corrupción , noticias , politica , sociedad , Tierra Uno Martes, 19 abril 2016

Brasil comienza a decirle #TchauQuerida a Dilma

Lo peor es cuando no puedes dejar de verlos (via teletica.com)

Lo peor es cuando no puedes dejar de verlos. Foto: vía teletica.com

Brasil. El Congreso vota abrumadoramente a favor de iniciar un juicio penal al Presidente por tráfico de influencias que implican también al gigante estatal Petrobrás. Multitudes salen a las calles con la cara pintada de verde y amarillo (los colores brasileros) a exigir la salida del mandatario. Tras unos meses de intentar dar la lucha política, el Presidente renuncia y deja el cargo al vicepresidente. Y no, no estamos hablando del presente 2016 y Dilma Rousseff, sino de 1992 y Collor de Mello. Tal como sucede en otros rincones de nuestra región, la historia posee una tragicómica tendencia a repetirse.

Cuando tocó #TchauCollor. Nota mental: nunca hacer ese gesto nixoniano (via wikimedia)

Cuando tocó #TchauCollor. Nota mental: nunca hacer ese gesto nixonian. Foto: vía wikimedia

El actual proceso de destitución o impeachment, de Rousseff no ha hecho más que comenzar. El combustible para el movimiento del mismo se antoja inagotable, debido al caso Lava Jato sobre el cual escribimos en un anterior post. A diferencia del caso Collor de Mello, el presente escándalo abarca no solo a la presidenta en el cargo, si no a su predecesor “Lula” Da Silva. Afecta directamente el pedigree del Partido de los Trabajadores (PT) y su legado histórico en su prolongada presencia en el poder.

Profético. (via europapress.es)

Profético. Foto: vía europapress.es

El intento de blindar a Lula a través de un nombramiento ministerial no hizo más que aumentar los megatones de la actual explosión política. Cuando se reveló la llamada telefónica de Rousseff a Lula contándole el plan B de nombrarlo ministro, que fue interceptada legalmente dentro de las investigaciones en curso, el proceso de destitución ganó incluso un lema que ahora es su bandera en la frase con la que se despide Lula de su protectora: #TchauQuerida.

Lo sospeché desde un principio.

Lo sospeché desde un principio.

¡Por los masones!

La Presidenta Rousseff presentó el proceso de destitución como una intentona golpista, un argumento similar al de Luis Almagro, Secretario General de la OEA, respaldado por el esperable pronunciamiento de UNASUR. Hasta ahora todo se ha conducido por los canales institucionales respectivos, de manera similar a la destitución de Collor de Mello, que siguió un proceso que nadie cuestiona como golpista. Entonces ¿por dónde surgen los cuestionamientos?

Una parte se debe a tendencias políticas: tanto por la mayoría de mandatarios de UNASUR ideológicamente más cercanos al PT (Venezuela, Ecuador, Bolivia, Uruguay, Chile o Perú) como por las raíces políticas de Almagro, perteneciente al gobernante partido de izquierda en Uruguay.

Por otro lado, surgen por las coloridas e informales maneras con que se llevaron a cabo las votaciones para aprobar el juicio político de Rousseff, exteriorizando la variopinta naturaleza de muchos representantes brasileros (representantes de extremos políticos y lleno de fundamentalistas religiosos), o también su falta de reflexión sobre el tema a tratar. Se les otorgó 10 segundos para una breve declaración a la hora de votar y, al saberse con los ojos del mundo en ello, vaya que lo aprovecharon algunos. Como muestra de las razones por las que muchos votaron, lejos de lo que se debatía, aquí una selección ya hecha en Brasil:

  • Por los masones de Brasil
  • Por la autopista BR429
  • Por la nación evangélica
  • Por el Gran Arquitecto del Universo
  • Por mi padre
  • Por todos los corredores de seguro
  • Por la paz en Jerusalén
  • Por mis hijos Guillelhme, Eliza e Isabel
  • Por el aniversario de mi pueblo
  • Por la Familia Quadrangular
Civil war (via tchauquerida.com.br)

Civil war sin Spiderman Foto: vía tchauquerida.com.br

#TeamDilma y #TeamTchauQuerida

En un debate que estuvo lleno de episodios caóticos y desesperados intentos por llamar la atención, el inicio del proceso de destitución de Rousseff fue finalmente aprobado por 367 votos a favor y solo 167 en contra. El proceso pasará a debatirse en el Senado, en una fecha por definirse que quizá sea en el mes de Mayo. Aquí conforma una pieza vital el Partido del Movimiento Democrático de Brasil (PMDB) otrora sólido aliado del PT, que ha partido sus lealtades con la Presidenta. Por un lado, Renán Calheiros, Presidente del Senado y miembro del PMDB se ha alineado fielmente al #TeamDilma y procurará ganar todo el tiempo posible para la Presidenta.

Por otro, el también militante del PMDB y vicepresidente  Michel Temer, se ha unido al #TeamTchauQuerida al oler de manera cercana el atractivo aroma de un período presidencial programado hasta 2018, y se ha convertido en el principal rival de Rousseff, desde las mismas entrañas del Ejecutivo. El detalle es que Temer también está investigado dentro del gigantesco caso Lavajato, y poco tendrá que aportar en el necesario papel de la restauración moral post-Dilma-Lula.

En realidad debería ser #TeamNaoVaiTerGolpe, pero muy largo: para efectos del post #TeamDilma (via playground.net)

En realidad debería ser #TeamNaoVaiTerGolpe, pero muy largo: para efectos del post #TeamDilma Foto: vía playground.net

En caso que el Senado apruebe el inicio del proceso a Rousseff, ella sería suspendida 180 días del cargo y tendría tres semanas para preparar su defensa. Durante todo el proceso seguiría viviendo en el Palacio Presidencial, pero Temer asumiría el ejercicio de la Presidencia. Después que el Senado evalúe los alegatos de acusación y defensa, son necesarios los votos de dos terceras partes de sus miembros para destituir definitivamente a Rousseff. La Presidenta de Brasil ha declarado que no la harán renunciar antes que el proceso culmine, como sí pasó en el caso de Collor de Mello, quien tiró la toalla antes de verse oficialmente sacado del cargo, para finalmente ser absuelto por el Poder Judicial de todos los cargos imputados.

Para Sudamérica se abre un período de incertidumbre si se examina la región como un todo. Su mayor exponente nacional profundiza una crisis multidimensional, donde la turbulencia política se suma a la económica y social, que hace visible un retroceso en la imagen de solidez y promisorio futuro que predominaba hace unos años. Para sus vecinos, significa verse arrastrados en las estadísticas que promedian todo el sub-continente, pero a nivel de cada caso particular se abren ventanas de oportunidad como destinos sustitutos a diferentes proyectos y perspectivas que apuntaban inicialmente al gigante. Esto hasta que otra vez Brasil levante la cabeza, lo que por lo visto, tomará tiempo.

Andrés Paredes

Relaciones Internacionales y otros conteos regresivos