economía , internacionales , noticias , politica , Tierra Uno , violencia Jueves, 12 enero 2017

México se le chispotea a Peña Nieto

Cuando aumenta 20% la gasolina y es hora de saquear artículos de primera necesidad #okno. Via Clarin.com

Cuando aumenta 20% la gasolina y es hora de saquear artículos de primera necesidad #okno. Via Clarin.com

Las primeras horas de 2017 comenzaron en México con el anunciado aumento a los combustibles en 20%. Pasada la resaca del Año Nuevo, ya el mismo lunes 2 de enero el descontento de la población con las medidas de ajuste comenzó a hacerse visible de manera espontánea.

De pronto, la situación escaló. Las noticias de saqueos en tiendas comenzaron a esparcirse como gasolina encendida a lo largo de la geografía mexicana. Escenas de personas llevándose juguetes, electrodomésticos y los televisores del mayor tamaño que le permitieran sus brazos, se repitieron en 30 de los 32 estados mexicanos.

El caos y la impotencia del aparato estatal mexicano para evitar el estallido dejó 5 muertos, 1500 arrestos, 100 procesos penales, 2000 negocios saqueados, la actividad comercial paralizada y un país erizado que suma una crisis más a su lista de patologías pendientes.

Lo que parece a primera vista una reacción exagerada a un aumento de 20% en el precio de la gasolina esconde una secuencia de hechos desafortunados tanto de mando como de la sociedad mexicana.

Entre Speedy Gonzalez y el Lento Rodríguez. Via Union Cancún

Entre Speedy Gonzalez y el Lento Rodríguez. Imagen: Unión Cancún

Una promesa incumplida

La campaña presidencial de Peña Nieto y  de su partido, el casi centenario PRI, tuvo entre sus principales promesas el no realizar aumento de los combustibles. Esto era insostenible a simple vista por los cambios en la realidad de la producción petrolífera mexicana y los precios internacionales. Que los hechos salidos de su gobierno traicionen sus palabras se convirtieron en un “hasta aquí” con el mandatario para un gran sector de mexicanos.

Esto se enmarca en una promesa aún mayor de expectativas incumplidas desde los 90 de elevar a México al podio de los países desarrollados, algo que antes de parecer próximo, parece alejarse más. En el mensaje de Año Nuevo interpeló al pueblo mexicano con un “¿qué hubieran hecho ustedes?”. Lo que sucedió después parece también una respuesta a su mensaje.

Chale wey. Via desinformemonos.com

Chale wey. Via desinformemonos.com

Un pacto social roto

Como señala Alberto Olvear en El País:

“El frágil pacto que sostiene al régimen actual ha consistido en la garantía de la estabilidad económica como el mínimo piso de convivencia en un país empobrecido y cada vez más desigual. El aumento del precio de la gasolina rompe ese pacto (…)”.

Las consecuencias del aumento será un previsible aumento en el costo de vida de los mexicanos, quienes sienten que ya tienen amenazas suficientes con la delincuencia organizada hiperviolenta, el narco, la corrupción en todas las instancias de la sociedad y la cercana hostilidad del próximo gobernante de su principal socio comercial, los EEUU.

La guerra frontal con el narco solo fortaleció la delincuencia. Via PrensaToday

La guerra frontal con el narco solo fortaleció la delincuencia. Via PrensaToday

Una legión del hampa al acecho

Las primeras reacciones al gasolinazo vinieron por parte del sector del transporte, quienes se encargaron de bloquear carreteras a modo de protesta. Pero la siguiente reacción, el saqueo generalizado, parece haber sido iniciada por grupos delincuenciales organizados.

Investigaciones preliminares señalan que estos aprovecharon la situación y sirvieron de ariete para romper seguros y puertas en los negocios saqueados, abriendo el espacio para la generalización del robo masivo.

Estos sectores se han multiplicado y fortalecido paradójicamente gracias a la eterna “guerra contra el narcotráfico” desatada por años en México, donde las grandes mafias de traficantes disponen los recursos para hacer frente a las fuerzas del orden usando los sectores más lumpenizados de la sociedad, y escalando en muestras de violencia cada vez más espeluznantes. El gasolinazo les abrió una oportunidad de hacer “freelance” fuera de sus actividades delictivas de costumbre.

Bots de twitter, everywhere. Via Botornot.com

Bots de twitter, everywhere. Via Botornot.com

Bots y redes sociales

Si la delincuencia fue el ariete, las redes sociales fueron el aglutinador de las masas que siguieron los saqueos. Hashtags como  #saqueos  #saqueaunwalmart o #quenosetepase se multiplicaron en los días siguientes al gasolinazo. Pero junto con ello, miles de bots de twitter propagaron sistemáticamente el incendio virtual.

Alrededor de ellos, los saqueos convocaron asistentes con la misma mecánica de un flashmob. Los intereses tras estos bots apuntan a diversos lados en teorías poco consistentes que incluyen hasta el mismo gobierno, para deslegitimizar las protestas civiles contra la medida económica, o múltiples sectores.

Mientras no se sepa a quienes obedecen los hilos de estos bots, la incógnita permanece. Lo que no es incógnita es la facilidad probada de crear una sensación de conmoción e histeria con nuevas herramientas.

Piñata Time. Via Vice.com

Piñata Time. Via Vice.com

A las diversas fracturas en México se suma la inminente llegada al poder norteamericano de Donald Trump, que no solo se proyecta a debilitar el comercio con el imprescindible socio comercial mexicano, sino a plantear las relaciones más difíciles entre los dos países en décadas.

Por esto el presidente Peña Nieto afrontará una crisis múltiple interna y externa, sin resolver ninguno de los problemas que recibió al llegar al mando y al parecer multiplicándolos a su salida en 2018, a donde llegará agotado y con un PRI que quizá no repita el plato.

Andrés Paredes

Relaciones Internacionales y otros conteos regresivos