corrupción , economía , internacionales , noticias , politica , Tierra Uno Jueves, 31 marzo 2016

ESCÁNDALO MUNDIAL: Samsung, Hyundai y otras empresas están involucradas en destape de corrupción en 5 continentes

Andrés Paredes

Relaciones Internacionales y otros conteos regresivos
Recuerden este logo, pronto estará asociado al de Enron o el BCCI como un símbolo de corrupción corporativa. Quizá de la más grande escala jamás vista. (tomado de la página de UNAOIL)

Recuerden este logo, pronto estará asociado al de Enron o el BCCI como un símbolo de corrupción corporativa. Quizá de la más grande escala jamás vista. (tomado de la página de UNAOIL)

ESCÁNDALO MUNDIAL: Unaoil y la corrupción de 5 continentes

Samsung, Hyundai, Rolls Royce, Halliburton, Total, Honeywell, entre decenas de compañías multinacionales  de EEUU, Corea, Australia y varios países de Europa acaban de verse metidos hasta el cuello en un escándalo de dimensiones colosales. Todas estas empresas tienen en común su relación con Unaoil, una empresa con sede en Mónaco, que provee “soluciones en el sector energético de Medio Oriente, Asia Central y África”, pero que al parecer operaba como un complejo facilitador de sobornos en diversos gobiernos del mundo.

El destape ha sido realizado por el Huffington Post y Fairfax Media después de meses de investigación y cientos de miles de correos filtrados sobre las operaciones durante más de 10 años. Las dimensiones de lo revelado recién han comenzado a mostrarse en toda su complejidad.

Una red en América, Oceanía, Asia, África y Europa. Solo faltan pingüinos sobornados en la Antártida (via huffingtonpost.com)

Una red en América, Oceanía, Asia, África y Europa. Solo faltan pingüinos sobornados en la Antártida. Imagen: huffingtonpost.com

Dimensiones globales

Las empresas involucradas están unidas por sus intereses en explotaciones petroleras en diversos países de África y Asia, las cuales fueron obtenidas, de acuerdo con las investigaciones del Huffington, a través de sobornos de altos funcionarios en países como Irak, Irán, Kuwait, Yemen, Libia, Siria, Túnez, Angola, Argelia, Nigeria o Kazajastán entre otras naciones.

Los sobornos fueron realizados o facilitados por la mencionada Unaoil, muchas veces bajo la fachada de operaciones de lobby o cabildeo. De esta manera Samsung y Hyundai aparecen involucradas en participar en un cartel para ganar un contrato de refinerías en Argelia, Rolls Royce habría pagado para obtener filtraciones ventajosas de los gobiernos de Irak y Kazajastán, Halliburton habría ganado ilícitamente concursos de explotación en diversas ex-repúblicas soviéticas, y esto solo para mencionar unas cuantas firmas.

¿Pero que son estos cuántos milloncitos con los que sobornamos a estos paisuchos? ¿Qué puede pasar? (via theguardian.com)

¿Pero qué son estos cuántos milloncitos con los que sobornamos a estos paisuchos? ¿Qué puede pasar?. Imagen vía: theguardian.com

De la corrupción a la Primavera Árabe, terrorismo y refugiados

La misma investigación señala la conexión que existiría entre estos casos de corrupción y las revueltas en los países árabes, coincidentemente campos de cultivo para las criminales actividades de Unaoil y sus clientes. Cabe recordar que la Primavera Árabe, a pesar que fue presentada en Occidente como una revuelta democratizadora, nació como una reacción ante la visible corrupción de los gobiernos de Al-Assad en Siria, Ben Ali en Túnez, Gadafi en Libia o Saleh en Yemen. De acuerdo con los mails filtrados, el modus operandi de Unaoil no solo era aprovechar la corrupción existente, sino cultivar cuidadosamente mucha más. A través de incentivos, bonos de compra, viajes pagados y diversas gollerías, lentamente captaron funcionarios gubernamentales en sus redes, hasta que estuvieran “maduros” para la corrupción en ligas mayores. Las consecuencias de las revueltas en los países árabes han ocasionado, salvo en el caso de Túnez, guerras civiles y estados fallidos, los que a su vez sirvieron de criadero para movimientos fundamentalistas y, ante el desastre, originaron la crisis de refugiados más grande desde la Segunda Guerra Mundial. Todo esto sucede, entre otros factores, porque unos cuántos “peces gordos” quisieron aumentar su margen de ganancia sin importar los medios.

Ya pasó antes, puede volver a pasar (via hateandanger.wordpress.com)

Ya pasó antes, puede volver a pasar. Imagen vía: hateandanger.wordpress.com

Impunidad o terremoto

Todas las compañías involucradas han negado tajantemente su participación en el esquema mencionado. Pero las pruebas parecen ganar contundencia y, por lo pronto, los desmentidos puede que sean solo aletazos de sus departamentos de relaciones públicas para ganar tiempo y aire.

Si las transnacionales que se sirvieron de los oscuros servicios de Unaoil no estaban al tanto de sus métodos, igualmente pueden recibir una serie de sanciones económicas al beneficiarse de un mecanismo de corrupción sistemática. De acuerdo con las filtraciones, muchas de las empresas lo sospechaban, otras lo sabían abiertamente, solo queda esperar para determinar exactamente quién sabía qué. La mayoría de ellas están sujetas a las legislaciones de países pertenecientes a la OECD, que contempla en esta clase de casos multas que pueden ascender a cientos de millones de dólares para cada una de las empresas metidas en el caso. Además existen diversas sanciones penales en sus respectivos países de origen para los CEOs y responsables corporativos.

Con el antecedente de la escandalosa quiebra mundial en 2008,  donde ningún responsable fue preso en los EEUU, existen motivos para sospechar que los culpables pueden salir librados de ésta. Sin embargo nada está escrito en piedra y hasta las más grandes inmunidades tienen puntos débiles.

Este caso recién comienza y una de las señales que es más grande de lo que muchos intereses pueden mascar, es que horas después de su publicación por el Huffington (y mientras escribo estas líneas) aún no aparece en las portadas de BBC, CNN, RT, El País, etc. a pesar de sus colosales características.

Especulaciones aparte, este es un tema que a tipos muy grandes le interesaría que pase por debajo de la alfombra. No dejemos que lo hagan.

Andrés Paredes

Relaciones Internacionales y otros conteos regresivos