internacionales , Tierra Uno Lunes, 21 septiembre 2015

Chapa tu mapa (2), si quieres entender al “Medio Oriente”: Egipto, Israel y Palestina

Andrés Paredes

Relaciones Internacionales y otros conteos regresivos

En  “Chapa tu Mapa (1)” comenzamos nuestro recorrido por el Magreb y Medio Oriente.  Hemos excluido al Asia Central y el Cáucaso, a veces incluidos con el Magreb en un “Gran Medio Oriente”, para centrarnos donde las tres culturas que moldearon la región: árabes, persas y turcos (estos últimos, herederos del poderoso Imperio Otomano del que ya tocará hablar).  Para continuar el recorrido en esta zona caliente del planeta, volvamos al mapa:

Elaborado por la casa para este primer viaje de Chapa tu Mapa

Egipto e Israel, en el centro de todo. Palestina es Cisjordania (esa zona roja al lado de Israel) junto con Gaza, tan diminuta que no se ve.

Si el Medio Oriente está en “medio del mundo”, geográfica y políticamente Egipto e Israel junto a Palestina son la bisagra: allí los caminos de África, Asia y Europa cruzan destinos. El canal de Suez egipcio es fundamental para el tráfico marítimo desde la Europa mediterránea hacia el Este. Israel representa un pedacito extraño y mutado de valores, intereses y culpas de Occidente mezcladas con la milenaria y rica cultura hebrea, incrustado en medio del mundo árabe, y superpuesto a la oprimida Palestina. Egipto se considera fuera del Magreb que vimos en el anterior post, mientras que Israel es parte del Medio Oriente pero no está integrado al mismo.

 

Egipto, el corazón intelectual del mundo árabe

En el país del Nilo una de las más antiguas civilizaciones se desarrolló durante más de tres milenios, hasta quedar enterrada por sucesivas conquistas persas, griegas, romanas, y árabes. Las costumbres faraónicas fueron desterradas por el monoteísmo abrahámico de la Cruz y el Islam. Más allá de sus pirámides, jeroglificos y sarcófagos, Egipto es actualmente no solo un país de cultura árabe – musulmana sunnita (con una importante minoría copta, la rama egipcia del cristianismo) sino que además representa su corazón intelectual, demográfico y cultural.

La época que Nasser y el papá de Bashar-Al Assad "casaron" a sus países. El divorcio vino rápido. Via islammidddleeast.pbworks.com

La República Árabe Unida en 1956. año en que Egipto y Siria “casaron” a sus países. El divorcio vino rápido. Via islammidddleeast.pbworks.com

Transformado de monarquía a república en 1952, la llegada al poder del influyente general Nasser en 1956 procuró establecer una República Árabe Unida junto con Siria, algo que solo duró pocos años. Su cercanía a la URSS y laicismo le trajo la oposición de la Hermandad Musulmana, movimiento fundado en las universidades egipcias a comienzos del siglo XX, que propulsó el integrismo musulmán mencionado líneas atrás.

Nasser y Sadat, quien lo sucedió tras su muerte, libraron una serie de infructuosas guerras con Israel coaligados con diversos países árabes. Sadat abandonó la órbita soviética y se acercó a la norteamericana, finalmente firmó la paz con Israel y lo reconoció como un Estado, poniendo punto final a la rivalidad egipcio-israelí. En 1981 fue asesinado por un grupo de integristas radicales, lo que permitió la llegada de Hosni Mubarak al poder.

Mubarak mantuvo una posición cercana a los EEUU y su gobierno autocrático duró 30 años, tiempo en el que gradualmente la corrupción escaló por todas las instancias del gobierno. En 2011, la Primavera Árabe llegó con una fuerza inusitada a Egipto y millones salieron a las calles pidiendo la dimisión de Mubarak. Tras una fuerte represión que ocasionó la muerte de 800 manifestantes, Mubarak renunció y fue puesto bajo custodia.

El país quedó bajo la tutela de las Fuerzas Armadas que convocó elecciones bajo presión popular. Morsi, el candidato de la Hermandad Musulmana, se hizo con la victoria en las primeras elecciones democráticas de ese país, al ganar la segunda vuelta en 2012.  Aún en su versión moderada, el integrismo de la Hermandad pretendió otorgar a Egipto una constitución más influida por el Corán.

Enemistado con sectores liberales que derrocaron a Mubarak, con el Ejército y visto con temor por los EEUU, Morsi fue depuesto por un golpe militar en 2013, y ha sido sentenciado a la pena de muerte por su levantamiento durante la Primavera Árabe. El actual gobernante de facto Al Sisi ha postergado indefinidamente las elecciones prometidas para 2015.

Su cercanía a los sectores que apoyaban a Mubarak en el poder hace considerar que Egipto mantiene el mismo statu quo de hace décadas, desarmando las modificaciones integristas de Morsi, así como cancelando su aproximación a las milicias de Hamás, en los territorios palestinos de Gaza de la frontera con Israel.

Aquí si vemos Gaza (en la izquierda) y Cisjordania (West Bank) que son las dos partes de lo que queda de Palestina. Los altos del Golán (noreste) es un territorio sirio ocupado por Israel.

Aquí si vemos Gaza (en la izquierda) y Cisjordania (West Bank) que son las dos partes de lo que queda de Palestina. Los Altos del Golán (noreste) son un territorio de Siria ocupado por Israel. (via zurinstitute.com)

Israel y Palestina, la promesa de un largo conflicto

Un soldado israelí confronta a un manifestante palestino. Foto

Un soldado israelí confronta a un manifestante palestino. Foto: Examiner.com

Introducirnos a la situación internacional de uno de estos estados implica hablar del otro. La que constituye Tierra Santa para tres religiones ha contemplado por miles de años muchos de los más terribles eventos de la humanidad, y el siglo XX y XXI no han sido la excepción.

Creado en 1947 uniendo varios asentamientos judíos con una serie de territorios de mayoría árabe, el estado de Israel no tardó en convertirse en un lunar en la región, rodeado de gobiernos hostiles.  El mandato de la ONU que permitió su creación también contemplaba la formación de un estado para los árabes en la región, Palestina, pero las guerras por su sobrevivencia “empujaron” a Israel, inicialmente una franja más vulnerable y estrecha que hoy, a engullirse a su naciente gemelo árabe.

Esto fue la semilla de numerosas guerras y conflictos que perduran hasta hoy, así como la expulsión de numerosos palestinos de sus tierras de origen (y hostilización hacia los que se quedaron, lo que deteriora sensiblemente la calidad de la democracia en Israel), o el fortalecimiento de organizaciones extremistas árabes entre muchas otras consecuencias imposibles de enumerar en este vistazo inicial.

Israel…

…es el país de Medio Oriente, y probablemente del mundo, con mayor influencia en la política norteamericana. A través del influyente lobby AIPAC ha logrado presionar numerosas veces al Congreso y el Ejecutivo norteamericano para no actuar frente a los abusos contra los palestinos y votar en foros internacionales disciplinadamente a favor de los intereses israelíes.

La confianza del Ejecutivo israelí en su influencia lo llevó últimamente a un traspié internacional, cuando Netanyahu se presentó en el Capitolio estadounidense para desafiar y torcer la política exterior del presidente de la nación más poderosa del mundo, y así impedir un acuerdo con Irán sobre el control de armas nucleares. El acuerdo entre Irán y EEUU se llevó a cabo con mayor voluntad para no darle victoria alguna a quien se había convertido en un rival común, Netanyahu, y enfriando la posibilidad de una intervención militar norteamericana como deseaba el Primer Ministro israelí.

"Nom, nom, nom... Yummi" via conflictoenmediooriente.files-wordpress.com

En amarillo, donde los palestinos tienen alguna clase de autonomía estatal. (via conflictoenmediooriente.files-wordpress.com)

Palestina

Al sur y al este, rodeados por tropas israelíes, los mermados territorios de Gaza y Cisjordania son los restos de una Palestina que nunca vio la luz definitivamente pero tampoco murió del todo, permaneciendo en un doloroso limbo internacional.

Además de no poseer un mando único desde la muerte de Yasser Arafat (Gaza está controlada por el integrista movimiento Hamas, Cisjordania por el laico partido Al-Fatah, legado de Arafat), la resistencia palestina ha estado sembrada de muchos actos infames de terrorismo que han permitido una represalia brutal por parte de Israel contra su población civil, sobre todo en Gaza. Aunque desde la más laica Cisjordania no se han realizado los precarios ataques a suelo israelí que eventualmente realizan los integristas de Gaza, este territorio está invadido por numerosos y crecientes asentamientos ilegales protegidos por el estado hebreo, habitado por colonos con un fanatismo a veces similar al de los integristas.

Poseedor de uno de los mejores ejércitos del mundo y de armas nucleares ilegales por las cuales nunca ha recibido sanción alguna, Israel se ha asegurado que sus estados vecinos no representen una amenaza en un futuro a corto y mediano plazo:

  • En el sur la paz con Egipto se mantiene firme a pesar de las convulsiones en ese país, al norte el débil Líbano ha sido invadido varias veces para combatir a organizaciones radicales como Hezbollah,
  • En el noreste Israel mantiene bajo su control los territorios sirios de los Altos del Golán para evitar una ventaja estratégica contra su territorio. Mantienen en un cerco literal  (con muros y militares) a la población palestina de los territorios que ocupan, un cerco que se estrecha cada vez más (ver mapa).
  • Finalmente en el este, la relativamente y débil vecina Jordania no representa peligro alguno, pero de ella, Siria, Irak y más actores del vecindario volveremos con el siguiente Chapa tu Mapa.

Andrés Paredes

Relaciones Internacionales y otros conteos regresivos